Project Category: Revista Lacaniana

Detalles

Título:
Revista Lacaniana N°12
Editorial:
EOL | Grama Ediciones
Categoría:
Revista Lacaniana
País:
Argentina
Año:
2012

Abstract

Revista Lacaniana de Psicoanálisis

Nota editorial

El psicoanálisis ha dado sin duda un vuelco a partir de la enseñanza de Lacan. El impacto de su orientación se percibe tanto en la teoría como en la práctica analítica. Y las marcas de su estilo nos interpelan como lectores, analistas, y sobre todo como analizantes.

Recientemente Jacques-Alain Miller publicó un libro llamado Vida de Lacan en que hace partícipe al lector no solo de puntuaciones de la vida de Lacan, sino de cómo lo vivo de Lacan permanece en su modo singular de transmisión y de reflexión de la experiencia analítica. Las marcas de Lacan, título elegido para este número de Lacaniana, atraviesan nuestra comunidad en su conjunto pero también a cada a cada uno en su singularidad. Todos igualmente marcados por la enseñanza de Jacques Lacan, cada uno a su manera puesto que cada uno “delira” a su manera, si retomamos la expresión de Lacan de “todo el mundo es loco”. Y esas marcas repercuten en nuestros escritos, en nuestros trabajos y en un particular estilo de tratar el mundo contemporáneo e interpretar la modernidad.

El punto de partida indiscutible sobre el que recae la experiencia analítica es el síntoma, y es por eso que retomamos en Lacaniana la conferencia dictada por Jacques-Alain Miller en el seno del Congreso de la New Lacanian School (NLS) en Londres, en abril de 2011, titulada “Leer un síntoma”. Con esta conferencia se anticipa el tema del Congreso que tendrá lugar en Tel Aviv en el año 2012. Así, de Londres a Tel Aviv, haciendo su paso por Buenos Aires, el texto de Miller muestra la oposición entre escuchar el sentido del síntoma y leer su sinsentido, junto a los efectos sobre la interpretación analítica de este pasaje.

A partir de estas consideraciones preliminares se nos abre la lectura del dossier presentado en las XX Jornadas de la Escuela de Orientación Lacaniana (EOL) sobre la praxis analítica. El título “Las marcas de Lacan” convocaron a cuatro Analistas Miembros de la Escuela (AME) y cuatro Analistas de la Escuela (AE) de la Argentina y de Brasil a dar cuenta de qué manera el pensamiento de Lacan dejó una marca en su formación como analistas.

Los testimonios de los AE, Leonardo Gorostiza, Sergio Passos Ribeiro de Campos, Ana Lydia Santiago y Luis Tundaca no escapan a esta orientación, pero tal vez porque los testimonios mismos del pase dan cuenta de cómo los sujetos quedan atravesados por el psicoanálisis mismo, y en nuestra comunidad esto no acontece sin Lacan, quien teorizó y puso en funcionamiento el dispositivo del pase.

¿Pero cómo hablar del psicoanálisis y sobre cómo se vuelve analista en el siglo XXI sin tomar en cuenta las transformaciones de lo simbólico? En consonancia con el Congreso de la Asociación Mundial del Psicoanálisis, que tendrá lugar en Buenos Aires en abril 2012, acerca de las consecuencias para la cura del funcionamiento particular del orden simbólico en nuestro siglo, publicamos la conferencia inaugural de Eric Laurent presentada en el Congreso AMP 2010, que nos sitúa en las coordenadas de esta problemática. Incluiremos a continuación una serie de textos relativos a la pulsión, a la transferencia, y finalmente, tal vez como hilo de Ariadna orientador de todo este recorrido, al pudor ético. Algunos de los textos fueron publicados ya en los Papers, publicación electrónica que prepara el trabajo temático del Congreso.

Los flashes clínicos con los que concluye este número son trabajos seleccionados de las Jornadas de la EOL: con su brevedad e intensidad intentan expresar un aspecto del encuentro entre analizante y su analista.

La Revista Lacaniana de Psicoanálisis 12 se sitúa así en el intersticio entre las últimas Jornadas de la EOL y el próximo Congreso de la AMP, pero, sobre todo, más allá de la temporalidad de nuestros encuentros institucionales, da prueba de que el “hombre de deseo”, según la expresión de J.-A. Miller, que fue Lacan, deja su marca en nuestra relación siempre viva con el psicoanálisis.

Silvia Elena Tendlarz

Revista Lacaniana de Psicoanálisis
Año 9, número 12, abril 2012
Buenos Aires

Detalles

Título:
Revista Lacaniana N°11
Editorial:
EOL | Grama Ediciones
Categoría:
Revista Lacaniana
País:
Argentina
Año:
2011

Abstract

Revista Lacaniana de Psicoanálisis

Nota editorial

Vivimos en un mundo cambiante en el que los encuentros fortuitos forman parte del umbral de lo cotidiano. Los avances tecnológicos coexisten con un planeta en erupción: los imprevistos climáticos, las catástrofes naturales, no son ya ficciones futuristas. Y junto a las mil y una maneras de vivir en un universo creciente de telecomunicaciones, los lazos sociales se vuelven frágiles y alternantes y empujan a que cada uno busque refugio viviendo a su manera. Sin duda, el orden simbólico del siglo XIX responde a esta agitación natural, tecnológica y subjetiva. No obstante, la inercia de lo real se mantiene más allá de los semblantes que se suceden unos a otros, y muestra que no todo es cambio: siempre hay un resto de goce que afecta a las subjetividades.

¿El espíritu de la época hace que todo el mundo sea loco, o es el uso de otras clases que ordenan este mundo disímil y discordante otorgando nuevas lecturas al “mal real”, de acuerdo a la expresión de Ian Kacking?

Jacques-Alain Miller, en su curso Sutilezas analíticas plantea que la perspectiva del sinthome permite aprehender que las soluciones son siempre singulares, que todo el mundo escapa a la norma. El discurso amo se ha vuelto insuficiente para normativizar, como antaño, estas diferencias y, en su lugar, el orden simbólico contemporáneo no hace más que poner en evidencia un hecho de estructura.

“Todo el mundo es loco”, dice Lacan en su intervención en Vincennes en 1978 (publicado originariamente en francés en Ornicar? 17/18), y Jacques-Alain Miller retoma esta frase como título de su curso en los años 2007-2008. Las clases del 4 y 18 de junio de 2008 que reproducimos a continuación brindan así el marco conceptual de este nuevo número de lacaniana en la medida que argumentan esta particular afirmación de Lacan que escapa al sentido común.

El dossier temático incluye tanto textos en consonancia con las Jornadas del ENAPOL en Río de Janeiro (junio, 2011), como así también las “chifladuras” de algunos AE presentados para esta ocasión (S. Salman, G. Stiglitz y A. Harari). Los casos clínicos publicados al final del número no escapan a estar en perspectiva.

El pase en la Escuela en volcado en una doble vertiente expresando así su lugar central en la AMP: los testimonios de Luis Tundaca, Leonardo Gorostiza y Luis Salamone, del lado de la Argentina, Sonia Chiriaco y Guy Briole del lado de la EFC; como así también en informe del cartel del pase H5 (2007-2009).

Y, finalmente, a los treinta años de la muerte del Dr. Lacan, el texto titulado “Jacques Lacan y el estilo tardío”, de Germán García, inaugura una sección de la revista consagrada a la “Actualidad de Jacques Lacan” en la que intentaremos volcar reflexiones atinentes a los efectos de transmisión de su enseñanza en el seno de nuestra comunidad, que sin lugar a dudas da muestras de un estilo singular.

La uniformidad del soñado mundo normal no nos vuelve necesariamente mejores ni nos asegura una vida feliz. El sujeto siempre es feliz, dice Lacan, pero no por las mismas razones y ni del mismo empuje libidinal. Cada uno, desde su singular posición frente al goce, debe encontrar una solución subjetiva en un mundo que no brinda ninguna certeza. El psicoanálisis supo encontrar como hilo de Ariadna el no-todo frente al empuje de lo mismo, de modo tal que cada sujeto en su diferencia pueda habitar un mundo vivible. También nosotros formamos parte de dicha apuesta.

Buenos Aires, septiembre de 2011

Silvia Elena Tendlarz

Detalles

Título:
Revista Lacaniana N°10
Editorial:
EOL | Grama Ediciones
Categoría:
Revista Lacaniana
País:
Argentina
Año:
2010

Abstract

Revista Lacaniana de Psicoanálisis

Presentación

Tengo el gusto de anunciarles la salida del décimo número de la Revista Lacaniana de Psicoanálisis de la EOL. ¿Cuál es la propuesta de este nuevo número?, se preguntarán los más advertidos; ¿qué textos incluye, quiénes publican?, se interrogarán los más curiosos; ¿se venderá?, se inquietarán otros, ¿gratuita?, se sorprenderán sus miembros, y finalmente, ¿es lo que se esperaba?, algunos pensaran sigilosamente.

Vivimos en un mundo en el que empuje a lo nuevo, al consumo inmediato de objetos, incluso revistas, produce un efecto de aceleración incesante que impide detenerse en los hallazgos y en los buenos encuentros. Se piden cambios y se espera respuestas que rápidamente resultan antiguas e insuficientes. ¿Cómo lidiar entonces con la decepción anunciada casi incluso antes del que el texto mismo salga publicado?

Lacaniana cambia: cambia de logo, cambiará de tapa en cada número, permutarán incluso los colegas mismos que ofrecen solidariamente trabajar en ella. Estos cambios, que responden al espíritu de la época, son solidarios de un esfuerzo por lograr que los textos dialoguen entre sí de modo tal que se vuelvan un sólido frente a tanto movimiento, para que permanezcan en nuestras referencias y contribuyan activamente a la transmisión del psicoanálisis.

Este número, en interlocución con las presentes Jornadas de la EOL, habla del amor, de la distribución sexuada, y, en definitiva, de la invención de alguna salida subjetiva frente al malestar en la relación entre los sexos.

El punto de partida es el término “no hay acto sexual” desarrollado por Lacan en el texto inédito que publica Lacaniana, gracias a la gentil autorización de Jacques-Alain Miller, que corresponde a un extracto del seminario La lógica del fantasma. Allí Lacan reflexiona sobre la verdadera naturaleza de la satisfacción en la relación sexual, y aborda la heterogeneidad entre el goce masculino y femenino, y de qué manera incide sobre sus respectivos modos de amar.

En el reverso del propio Lacan, como lo presenta a su vez Miller en el artículo que lleva ese nombre, la afirmación se desplaza al “no hay relación sexual” que se incluye en los cuerpos y de ello se extrae un saber acerca de las condiciones en las que se establece la relación con el Otro desde la soledad del parlêtre.

El siglo XXI expresa cambios en lo simbólico, como lo muestra el apartado temático de este número, y esto nos lleva a reflexionar acerca si en verdad también cambian las modalidades de encuentros entre hombres y mujeres, y de qué modo repercutirá en las errancias de la vida amorosa. El amor en el siglo XXI no es el futuro, es nuestro presente, el del mundo que a veces captamos en los intersticios, como tenues sombras que se extienden en forma imperceptible, o como textos que leemos entre líneas pero que determinan decisivamente nuestra existencia cotidiana.

El extenso dossier sobre los AE de la AMP no es ajeno a esta orientación. En él encontramos los ocho testimonios del pase presentados en el Congreso de la AMP Paris 2010 que, en forma conmovedora, absolutamente precisa y en un tono casi diría confidencial, nos transmiten cómo han vivido el amor y cómo lo han incluido en las narraciones de sus respectivos análisis. Y todo ello en el contexto de la Escuela Una, como lo muestran los textos tanto de Juan Carlos Indart como el de Leonardo Gorostiza. Finalmente, se incluyen en la revista tres casos clínicos que dan cuenta cómo se conjunga el amor y el goce en la experiencia analítica.

Lacaniana concluye con una reflexión de Marcelo Barros, a partir de una traducción equívoca de Freud, de cómo atravesar el adormecimiento del saber para volver a escuchar la voz de autor, su decir. Su invitación resuena con el deseo de Anne Lysy en su testimonio del pase en el que dice que ella deseaba que “eso viva, que se despierte, que desee”.

Entre todos, es nuestro deseo que cada uno de nosotros como lector procure que la revista Lacaniana se incluya en una orientación que mantenga vivo el psicoanálisis. Y tal vez, quien sabe, al hacerlo, salgamos de nuestras soledades y sepamos algo más acerca del amor.

Silvia Elena Tendlarz

 

Nota editorial

La aparición del nuevo número de una revista siempre es un momento de expectativa editorial tanto para quienes la preparan como para quienes se encuentran con ella una vez publicada. Allí confluyen inquietudes, búsquedas, anhelos, hallazgos, todo aquello que traduce un largo esfuerzo de trabajo tanto para los que publican como para la comunidad que ofrece su interlocución. Y finalmente, es eso, eso es lo que se encuentra escrito y se incluye en la serie ya existente. Nos encontramos así con el décimo número de la Revista Lacaniana de Psicoanálisis, de la Escuela de Orientación Lacaniana.

Nos introducimos en su lectura a través de un texto inédito de Jacques Lacan que Jacques-Alain Miller tuvo la gentileza de autorizar su publicación. Se trata de la primera parte de algunos extractos del seminario La lógica del fantasma (1966-67), del 1 de marzo al 7 de junio de 1967, publicado este año en la revista francesa Cité, con un prólogo de Ives Charles Zarka que sitúa estos desarrollos en el contexto de la discusión filosófica de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis de España, gracias a los buenos oficios de María Navarro. De esta manera, ambas publicaciones en lengua española, que representan a su vez dos Escuelas de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, han aunado sus esfuerzos para la publicación de este texto.

Luego de esta apertura especial, “El reverso de Lacan” de Jacques-Alain Miller, es el artículo que examina las consecuencias teóricas de la última enseñanza de Lacan. También aquí la expresión oral de una transmisión viva se vuelca en lo escrito con la clase del 17 de enero de 2007 del curso inédito Le tout dernier Lacan (2006-2007).

El tema central de esta edición retoma el punto de mira del Congreso de la AMP Buenos Aires 2012. Invitados a hablar sobre el tema “El orden simbólico en el siglo XXI ya no es más lo que era, ¿qué consecuencias para la cura?”, algunos miembros han dado su respuesta personal durante el cierre del Congreso de la AMP París 2010. Con el título “Transformaciones de lo simbólico en el siglo XXI” reproducimos algunas de las intervenciones que dan cuenta de la resonancia que produce esta mutación de lo simbólico.

Inmediatamente después, siguen dos textos relativos a la Escuela Una. Juan Carlos Indart presentó su intervención durante el Congreso de la AMP en París; Leonardo Gorostiza, actual Presidente de la AMP, se incluyó en el debate electrónico con este artículo que precedió a su realización. En medio de la vorágine de intervenciones de la Escuela Una, se sitúa un dossier especial: los testimonios de los Analistas de la Escuela de la AMP.

Escuchamos con mucha atención en el mes de abril a los nuevos AE que dieron prueba de una manera singular del curso de su análisis y del punto de inflexión que los conduce a presentarse en el dispositivo del pase. Desde los distintos países, a través de sus diferentes lenguas, con sus diversidades culturales, los testimonios hacen escuchar una misma pasión que palpita en relación con la Escuela y con el psicoanálisis: en esta oportunidad, Éric Laurent y Jacques-Alain Miller fueron los responsables de presentarlos y comentarlos. Gracias a la amable colaboración de Angelina Harari y de Nathalie Georges-Lanbrichs contamos con las respectivas desgrabaciones que permiten aproximarnos al clima especial de trabajo que se produjo en el transcurso de esas reuniones.

Para concluir, tres casos y un hallazgo. Los casos, en su variedad, dan prueba de la clínica analítica de la comunidad de la EOL. El hallazgo, instantáneo, como en cualquier otro encuentro, expresa una lectura rigurosa que se tropieza con los embrollos de la traducción. A partir del trabajo analítico y epistémico de la EOL, orientados por el Congreso de París 2010 y Buenos Aires 2012, vibrando aún como bien lo expresa Anne Lysy con la frase “quiero que eso viva”, la décima Revista Lacaniana de Psicoanálisis, y como ya es tradición en la serie de volúmenes que la precede, se incluye el esfuerzo que va del estudio al encuentro y del hallazgo a la reflexión. Sean pues una vez más bienvenidos a su lectura.

Silvia Elena Tendlarz